jueves, 2 de octubre de 2008

15 días de sufrir, (parte 2)


26/09/08. El Diluvio y el Molino.

El baño de surf nos ha llenado de energía. Los partes vuelven a surgir. El asunto se esta poniendo fino para el fin de semana aunque las predicciones no paran de cambiar. Las tablas llegan a dar hasta 14m/s y 4m de ola para el lunes y los surferos anuncian la llegada del “Gan dia”. Lo que si esta claro es que parece que tendremos lluvia y muchos nervios.

Aprovecho que tengo que ir al Aeropuerto, y a pesar de que el parte es regulín tiro para calblanque. Al pasar por L.A veo viento, y unas nubes oscurisimas clavadas en lo alto de Cabo de palos y Calblanque. Salgo por la salida de los belones y al poco de coger el camino de tierra comienza el diluvio. Surgen riachuelos que cruzan el camino y los limpias no dan abasto. Aun así, cargado de optimismo, me meto en el punto de información y decido esperar un rato mientras como.

La cosa esta más que seria, llevo una hora parado y esto no para. Me empiezo a acojonar y arranco el coche. Decido acercarme a Cabopals a ver come esta la cosa. Al rato de enfilar el camino de salida me encuentro dentro de un río que se prolonga hasta la misma salida.

Los badenes que existen en la pista provocan la retención del agua. Dejo de respirar y acelero, primero la piscina y luego el salto al cruzar el baden. Así hasta conseguir salir.

Salida de Calblanque el día del fin del mundo

Corriendo para la Llana. Conforme voy llegando me doy cuenta que parece que hace algo de viento. Hay gentecilla navegando en L.A., viento para 5,8 según me informan. En el agua distingo las velas de Jesús y de Carlos. Félix anda con la cometa, mala señal.

Tras pensármelo un poco decido tirar para el molino. Creo que la ultima vez que estuve aquí fue un domingo de septiembre, hace mas de diez años, con Pepe y con Lui. F2 sunset slalom y la 6 up sails del brujo. Que recuerdos, que trasluchadas, aufa!.
Al fondo se ve gente planear aunque en la orilla esta más bien flojete. En cualquier caso ya no hay marcha atrás, 5,8 y la SWF. No planeo hasta llegar a los barcos pero luego con un poco de pumping el tema se pone en marcha. El mar plato, intentos de volcano megaderraposo, y un paisaje demoledor. Al rato aparece Fran y echamos unos largos juntos. La cosa va decayendo poco a poco, pero me ha encantado volver aquí. Charleta en la playa y para casa.


27/09/08. La Llana Kona wind o la Llana de derechas

La lluvia sigue machacando, las previsiones se mantienen en algunas páginas y surge el plan.

Estamos convencidos de que abra más viento y menos lluvia en Almería. Convencidos de que Calblanque estará impracticable después del diluvio de de ayer y que en la llana estará demasiado de mar. Poco a poco, nos autoconvencemos de que este es el día que esperábamos para ir a Villaricos. Sin dificultad trasmitimos nuestra fe y expectativas a Pedro, quien echa incluso la tabla pequeña, y nos dirigimos a nuestro destino. Triunfar o morir.

A las 12h llegamos a la playa de Palomares, dos palmos de ola y viento del NNW. Acaba de llover y la tranquilidad es total. Bocatas, paseo por la playa. Al llegar a la desembocadura, llamadas de Félix y Perico desde Murcia. Esta empezando a soplar en San Pedro, Calblanque diluviando y nosotros a 150Km sin ningún futuro.

Pedro salta rápidamente, si salimos ya podemos estar La Llana en hora y media. No hay más que hablar, media vuelta y otra vez en la furgo dirección Águilas por la costa. Después la autopista. Durante el viaje hablamos de lo de siempre, de los viajes futuros, del material que queremos comprar, que si twinfin o singlefin, que si Simmer o Severne, que si las Ezzy se han puesto carísimas, de los días pasados, de Calblanque, en fin, de lo de siempre.

Camino de Águilas por la costa, Cabo Cope al fondo


Al llegar a La Llana el panorama es parecido al de ayer. En la Llana bastante gente, planeando y poquita ola. Decidimos probar en la Torre Derribada, pero la cosa esta floja, planeamos escasico, y la ola esta muy desordenada y pequeña. Al rato aparece Cesar navegando desde La Llana, y después de una par de bordos vuelve por donde ha venido. Me pica la curiosidad y se lo comento a los zagales. Travesía para La Llana. En frente del puerto la cosa se pone fea, me daba pereza ceñir mas y me he quedado demasiado cerca. Hay un revoltijo tremendo por la contra-ola generada por la escollera y el viento escasea. Me tiro al largo empopada y empujado por la olillas consigo casi planear hasta el otro lado.

En la Llana la cosa mejora bastante, siento viento en la vela y el mar mas ordenado me deja por fin planear gustosamente. Echamos media hora buena. Junto al puerto el mar se queda bastante plano, fino para el fristail clásico.

Aparcamiento de La Llana. Risas por nuestras ganas de hacer kilómetros, reencuentros después de muchos días sin viento y muchas ganas de seguir navegando.

La eterna espera


Al ratillo una nube surge en el horizonte y el mar comienza a rizarse a lo lejos. Empieza a ver movimiento en la playa. Decido probar con la esperanza de que suba una vez dentro.

Al rato estoy planeando y parece que se esta poniendo bueno. Sin embargo m siento raro en el agua. Cada vez me cuesta mas ceñir hacia arriba y navego mas paralelo a la costa. Observo a los demás y todos andan más o menos igual. Menos mal que no es solo cosa mía.

El levante sigue rolando llegando a ponerse un poco de derechas. Se puede ceñir mas en el bordo hacia el puerto y alguna olilla permite surfear de derechas. Veo a Félix pegarse buenos forward “subiendo” y Perico consigue enganchar una buena ola junto al dique y dar al menos tres giros fluidos. Las caras de la gente lo dicen todo. Que coño esta pasando.

La llana Kona wind solo dura media horita mas, poco a poco la gente va saliendo del agua y comienza a recoger. Por hoy fue suficiente, mañana más.

1 comentario:

EL PRINCIPITO POPERO Y SURFISTA dijo...

nada que envidiar a "Los epiodios nacionales"..."los episodios windsurfares" de Jaimito Pérez Galdós (galdós metros de ola,claro)