jueves, 19 de julio de 2012

El Viaje de Perícles 01: primera jornada.


"Según Heródoto y Plutarco, Agarista -la madre de Pericles- soñó, algunas noches antes del nacimiento de Pericles, que daba a luz un león. Una interpretación de esta anécdota es que el león es el símbolo tradicional de la grandeza, aunque la historia también puede estar haciendo alusión al tamaño inusual del cráneo de Pericles, que se convirtió en el objetivo habitual de los comediantes contemporáneos, llegando a recibir el apelativo de «cabeza de pera»". Fuente: wikipedia.




"Pericles pertenecía a la tribu local de Acamantis y sus primeros años fueron silenciosos. Un joven introvertido que huía de apariciones en público y prefería dedicar su tiempo a los estudios". Fuente: wikipedia.







Amanecer en el kilómetro 0 de la autopista Faro-Lisboa. Conducir y reir, conducir y dormir, conducir y autolesionarse para no dormir. Llegar a Lisboa y elegir puente. Elegir nombre para el puente. El Terriblemente Joven Pericles hace muestra de sus conocimientos. Sus maestros, Mamón y Pitoenclenqueides, le bajan los humos mostrando que no siempre el camino más corto es el que abarca mayor conocimiento. Esta será la tónica del viaje. Rumbo al norte, a Ericeira. Ribeira sin olas. Primera visita a Matadouro. Marea llena de su propia marea. Vuelta al sur. Vislumbramiento del potencial iniciático de esta ruta upanddown. Costa, montes y tranvias que solo se perciben. La señalética portuguesa siempre ayuda. Sintra es epicentro y sumidero. Praia Grande y su surf para todos los públicos. El shock térmico: no se puede remar de lo que duelen las manos; no se puede parar de lo que duelen los pies. El Joven Pericles decide buscar su propio pico. Buenos y apacibles surfs hasta que llega el momento justo de parar. Nos vamos a Guincho. Hamburguesas y nube. Contacto con la tropa espartana y el traidor BomBom Cimón. Teorías conspiratorias sobre nubes, cejas, bombas térmicas. Debemos desarrollar nuestra propia hipótesis. La nube no deja lugar al viento. La ausencia de viento no permite hacer volar la imaginación. Un poco de siesta y la llegada del Oráculo del Cabo nos da la clave. Hacemos nuestra la denominada Teoría Acumulativa Cíclica y volvemos al norte. Primer cabreo del Joven Pericles que no entiende del beneficio espiritual de los kilómetros. Para contrarrestar esto y no dejarse amedrentar sus maestros proponen un último baño de surf al atardecer, pero en vez de acceder al pico por el camino plano y directo lo hacen desde la montaña pedregosa, descalzos e iluminados. Después de una prístina sesión de dimensiones turnerianas y de vuelta a la montaña, el ocáso les sorprende agitándolos como ángeles mientras que la tropa que eligió el camino fácil se lo pierde ocultos por la sombra y el asfalto. Mamón y Pitoenclenqueides piensan que el Joven Pericles ha entendido la enseñanza, o eso creen. Para culminar la jornada Frango Na Churrasco & Superbock sentados en un banco de Ericeira. La ciudad suspira y pasea ante sus ojos mientras la noche portuguesa, húmeda y fresca, y el cansancio acumulado se alían para poner un punto y final lleno de sueños y visiones metafísicas.



4 comentarios:

Chicharrerico dijo...

Hay formas y formas de narrar las experiencias vividas, lo que haces tú... No existe una definición a la altura de tal derroche de ingenio. Espero que algun dia, los centuriones podais adoptar a un Mencey Loco que habita vuestras tierras desde hace 5 años y que no le importaría vivir uno de esos viajes. Un abrazo!

Chicharrerico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
io dijo...

Y lo que queda...

lu dijo...

jejej, Chichal, no sabes donde te metes...
Un abrazo Sencey!